Proyecto de decreto que adiciona diversos artículos de la Ley General de Prestación de Servicios, para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil y el artículo 73 de la Ley General de Educación.

Documentos

Iniciativa PDF

Trámite

Se turnó a las Comisiones Unidas de Educación; y de Estudios Legislativos, Segunda.

Hoy hablamos en nombre de nuestras “Valerias”, en nombre de nuestras “Fátimas”.

Las víctimas son la expresión extrema de la violencia, nada hay de fortuito en ello, se ejercer y se daña a otros, a quienes les cambia la vida y muchas otras veces la pierden.

La violencia es la trama más perversa del hombre, un acto que penetra a lo más íntimo de las personas, quiebra comunidades, rompe familias y destruye países, es la causa de muchas orfandades y desamparos, de despedidas de seres queridos y daños irreversibles de la conciencia, sus huellas perduran en la memoria, viven en las emociones y se reflejan en el cuerpo, en el alma y en la vida misma, con o sin justicia, la violencia deja cicatrices profundas.

Las niñas, niños y adolescentes del país constituyen lo más valioso de la nación, pues son los constructores y dueños del futuro, ellos y ellas representan la viabilidad de la sociedad mexicana, garantizar su formación y desarrollo, sobre todo su protección, es una tarea que involucra a los padres de familia y tutores así como de profesores, especialistas y todas aquellas autoridades gubernamentales que, en el ámbito de su competencia tienen algún tipo de responsabilidad encomendada hacia ellos, a fin de atender sus necesidades y su integridad.

Las niñas, Lupita, conocida como “Calcetitas Rojas”, Valeria; fue el crimen tan reciente, de Fátima, son actos que no deben de permanecer impunes, y nosotros tenemos la obligación de desarrollar mecanismos y protocolos de prevención de delitos para evitar los actos lamentables que acabaron con la vida de estas y de muchas otras niñas y niños.

La iniciativa que sometemos a su consideración tiene como finalidad crear un mecanismo de protección para las niñas y niños que están resguardadas en diferentes instituciones tanto públicas como privadas, como son los recintos de cuidado y atenciones infantiles, y los centros escolares, de educación preescolar y de primaria, en donde existen disposiciones para garantizar su integridad desde la perspectiva de la salud, la protección civil e incluso en contra de la violencia de pares.

Sin embargo, las responsabilidades al concluir los horarios de servicio de atención infantil, y de los servicios educativos, no están suficientemente claras, hay un espacio de tiempo entre la salida de estos niños y niñas, y el encuentro con los padres o tutores que no está señalado por la ley, aunque sí por algunos reglamentos y en algunas instituciones.

Es este espacio en donde pretende incidir esta iniciativa cuya finalidad es crear por la vía legal protocolos que garanticen la entrega segura y oportuna de los menores a sus padres o tutores, o cuando por alguna razón una niña o un niño deba permanecer más tiempo en este recinto, incluso que después de concluir sus horarios de atención exista un protocolo que garantice su acompañamiento hasta la entrega segura a sus padres o tutores, o en su caso a las autoridades que por ley les corresponda atender a los niños en situación de extravío o de abandono.

Queremos que los reglamentos y protocolos se actualicen y que suban a rango de ley. Esta propuesta crea un medio para ampliar la red de seguridad de nuestras niñas y niños, un mecanismo para fortalecer el compromiso de protección de los adultos hacia los menores y se reduzca cualquier posibilidad de que se repitan casos tan dolorosos como el de Valeria, Fátima, o tristemente tantos niños más.

Muchas gracias por su atención.